top of page

#aromaterapiaresponsable

En los últimos años los aceites esenciales se han convertido en los herbales de moda. Las ventas se han multiplicado exponencialmente y ya podemos encontrar botellitas de aceites en casi todos los hogares.


Son los extractos herbales más potentes y concentrados que existen. Contienen, en cada gota, todos los componentes químicos de la planta que le da sus cualidades aromáticas y la mayoría de las terapéuticas. Sin embargo, con esa potencia, con esa intensidad; viene una gran responsabilidad.

Saber utilizarlos adecuadamente es importantísimo para asegurarnos de que nuestras mezclas y elaboraciones sean SEGURAS y claro, efectivas.


Algunos de los puntos clave para el uso correcto de los aceites esenciales son:


1. Siempre, SIEMPRE, diluye tu aceite esencial si lo vas a aplicar en la piel. Los aceites vegetales prensados en frío son una alternativa excelente y cada uno tiene únicas propiedades benéficas para la piel. Por lo general diluciones entre 1% y 2% son adecuadas para uso en adultos en productos que vas a aplicar en todo el cuerpo o a usar frecuentemente, como cremas, lociones, aceites para masaje, etc. Para usos más intensivos como, por ejemplo, tratar lesiones musculares como torceduras o desguinces, diluciones entre 2% y 4% pueden ser adecuadas. Como quiera cada botánico es único y hay que conocer sus particularidades. La menta por ejemplo, puede ser irritante y se recomienda una dilución máxima del 1.7% incluso en aplicaciones intensas.


2. Nunca, NUNCA, ingieras un aceite esencial sin el atento cuidado de un aromaterapeuta clínico profesional. Uno de los usos recomendados que se han vuelto más comunes es el de agregar una o dos gotitas, usualmente de limón o de menta, a tu botella de agua para ayudar a tratar algunos malestares digestivos o simplemente darle un aroma refrescante a tu bebida... No lo hagas por favor. Los aceites esenciales NO son solubles en agua, no se mezclan sin la ayuda de un emulsificante y esto significa que las gotitas de aceite estarán flotando libremente en tu botella hasta tocar tus labios, boca o tracto digestivo. Esta aplicación directa puede ocasionar irritaciones o hasta quemadas en estas partes tan sensibles de tu cuerpo, incluso aunque esto no pase, recuerda que los aceites esenciales son en su mayoría antibióticos efectivos y pueden causar desequilibrios o de plano arrasar con tu flora intestinal, alterar tu química estomacal o debilitar poco a poco tus paredes intestinales. En el menor de los casos, estarías ingiriendo sustancias potentes que tarde o temprano, estresarán tu hígado potencialmente ocasinando falla hepática.

Como en todo, hay excepciones y sí hay casos en los que ingerir un aceite esencial puede ser recomendado, bajo las circunstancias adecucadas, usando el botánico adecuado, con método adecuado y durante el tiempo adecuado. Solamente una persona con estudios profesionales en aromaterapia clínica puede hacer estas evaluaciones y siempre con el consentimiento de tu médico.


3. Por favor no utilices tus aceites esenciales en tus mascotas sin el asesoramiento de un experto. Los animales tienen organismos muy distintos a nosotros y algunas sustancias que nuestro cuerpo humano puede metabolizar sin problema, puede ser altamente tóxica para ellos.

Los perros no sudan como nosotros, por ejemplo, el hígado de los gatos no realiza muchas de las funciones que el nuestro hace sin problema. Además, los olfatos de nuestros peludos son cientos (cientos!) de veces más potentes que el nuestro. Una de las recomendaciones que he encontrado en algunos de los sitios web de marcas conocidas en aplicar una gotita de aceite esencial debajo del cachete de los perros, en la base de su encía... :( Ojalá no lo intentes en tí mismo, pero imagina, si lo hicieras, qué tan intenso y molesto sería el aroma, el sabor y el ardor en tu boca... ahora recuerda que la nariz de tu cachorro es muchísimo más sensible. En la mayoría de casos, usar hidrosoles es una opción mucho más segura, efectiva y respetuosa.


Estas son sólo algunas recomendaciones, pero recuerda que cada persona es diferente, cada botánico es diferente y hay que saber qué funciona para cada quién. Si tienes cualquier duda puedes contactarnos, para eso estamos. Nos dará muchísimo gusto saber de ti, de tus experiencias en el hermoso y fragante mundo de la aromaterapia y ayudarte si lo necesitas.


Comentarios


bottom of page